viernes, 24 de abril de 2015

Y se fundieron en un suave abrazo de despedida.  Muchas cosas pasaban por su mente y hasta ese momento no sabía que también necesitaba de ese abrazo…  Ese abrazo suave pero fuerte a la vez.
Sintió la proximidad de su cuerpo, sus manos acariciándole la espalda, la respiración en su pelo y sintió la necesidad de correr de ahí… pero no pudo hacerlo.   Lo abrazó con tal esmero que el reaccionó besando suavemente su cuello.
 
Ese abrazo duró mucho tiempo…si ella no corría ahora… cedería a sus deseos, a lo que su mente y su cuerpo le pedía.  Se separó de él sin mirarlo a los ojos, besó su mejilla y caminó hasta su auto pensando que era lo mejor…   tenía que salir rápido de ahí.
 
Antes de subir al auto, él la toma del brazo, la voltea y quedan frente a frente. Vuelve a abrazarla, pero esta vez con fuerza… no la dejaría ir.  Sus labios buscaron sus besos y la pasión se encendió.  
                                               
El, con su cuerpo, la aprisionaba contra el auto mientras exigía su lengua.  Ella sintió la presión de ese cuerpo fuerte y se entregó a los besos, besos que aumentaban la presión que casi los fundía en uno… sintió la presión del sexo erecto que quería su cuerpo y ya no hubo resistencia.
 
Las manos de él se abrieron paso por debajo de su blusa, apoderándose de sus senos… y las manos de ella bajaron hasta el pantalón para apoderarse de lo que pertenecía. Mientras el desabrochaba su sostén y ella luchaba con el cinturón seguían unidos por sus bocas.
 
No era el lugar más adecuado… pero a ellos no les importó… la oscuridad de la noche fue su cómplice compañera. 





20 de Marzo de 2015.-

2 comentarios:

  1. Hola, Duamela! Que bello texto! Te lleva a estar allí, cómplice en la oscuridad, mirando cómo sucede ese encuentro! Felicitaciones! Me encantó leerlo, cada vez que te visito disfruto tus escrituras! Gracias por tu visita y hermoso comentario, disculpa la demora en venir a responderte, ya no tengo tiempo libre, por eso tantos días. Cuídate mucho y a tu niña, te mando un abrazo gigante y MIL BESOTES!!!

    ResponderEliminar
  2. Duamela, ¡me encantó este relato! ¿Has pensado en hacer una recopilación de todos tus mini-cuentos?

    Lucía

    ResponderEliminar